Dicen que el verdadero sentido de la historia es evitar cometer los mismos errores que muchos cometieron en el pasado.
Partamos de la actual coyuntura mundial de la pandemia global del coronavirus y retrocedamos tan solo unos años, hasta el 2008, la última gran depresión, o ya que estamos, hasta la más grande depresión de la historia hasta hoy, por supuesto, el crack de 1929. Aprendimos lo siguiente, que las personas, familias, autónomos, empresas… que más sufrieron fueron las que se preocuparon demasiado, las que cayeron en el victimismo y la autocompasión, las que no hicieron nada, se bloquearon, quedaron en shock, en suspenso…

La actual situación está sucediendo, el coronavirus no entiende de buenos o malos, justos e injustos… avanza sin descanso, ante la impávida mirada de miles de millones de almas… Es el momento de reaccionar, no solo esperar a que gobiernos, sanitarios, científicos, fuerzas de seguridad, protección civil o papá estado, nos rescaten. Tenemos la responsabilidad como seres humanos capaces, de actuar, reinventarnos y demostrar que hemos aprendido algo de nuestra propia historia.

Como dijo W. Churchill: “la historia la escriben siempre los vencedores”, y no hemos sido acaso, siempre los vencedores… El ser humano vuelve a escribir su propia historia.

Es el momento de enfocar correctamente en el ingenio, en lo que queremos, en las soluciones. En lugar de desperdiciar toda nuestra energía, señalando, culpando, criticando o prediciendo desastres, para eso ya tenemos algunos medios de comunicación, que cumplen muy bien su misión de sembrar miedo. Gandhi dijo en una ocasión: ”No permitiré que nadie camine en mi mente con los pies sucios”, cuánta razón…

Debemos sacar la basura de nuestras mentes, pero ¿cómo? Pues dejando de meter basura, y en su lugar leer, formarse, aprender algo nuevo, planificar para el futuro inmediato.
La buena noticia es que, si normalmente el ser humano no tiene tiempo de pensar, de reflexionar acerca de su vida, negocio, profesión… por estar tan absorbido, ahora tiene la oportunidad que jamás tuvo para hacerlo, una oportunidad disfrazada de adversidad…

Recuerdas el dicho de que “Tras cada adversidad se oculta un beneficio equivalente o mayor”, reflexiona y pregúntate ¿qué beneficio eres capaz de ver, sentir, experimentar?

La verdad rara vez resulta ser complicada, pues si en la vida no hay amigos o enemigos, solo maestros, será el coronavirus el maestro mundial, que ha logrado que todos a escala mundial nos unamos, valoremos los abrazos, la compañía, lo cotidiano, el calor humano, agradezcamos el esfuerzo de médicos, policías, militares, investigadores, nos asombremos ante gestos de generosidad, incluso de los más vulnerables ante el virus que son nuestros mayores. Que nos reinventemos para mejorar las medidas sanitarias en hospitales, residencias, reescribamos protocolos de pandemias, de seguridad, para que nos preparemos, y avancemos, pero sobre todo para que volvamos a reflexionar, a pensar en lo que realmente es importante…

Un claro vencedor hasta ahora, sin duda es nuestro planeta, nuestro hogar, nuestra madre naturaleza, que parece estar recuperando niveles de salud sin precedentes en décadas… sonriamos pues al menos por nuestro hogar, nuestra fauna y flora…

Si la felicidad es la medida de vuestro éxito, todo lo demás encontrará fácilmente su lugar.
Quiero compartir contigo para terminar por hoy, unos tips de alto rendimiento, y que te encuentres en la situación que te encuentres, recuerda que solo tú tienes la responsabilidad de actuar y reinventarte, ya sea con tu negocio, para aprender algo nuevo, formarte en alguna materia, leer un libro… sea lo que sea, PROTEGE TU TIEMPO…

Daniel Gordaliza alto rendimeinto

• Construye tu búnquer, tu santuario de trabajo, con tu ordenador, libros, cuadernos, notas… para lograr la mayor concentración.
• Organiza cada día tu mesa de trabajo, ten a mano tus libros, ordenador, Tablet, teléfono, cargador, agua, café, víveres, bolis… así evitarás interrumpir tus tareas, levantándote cado dos por tres a por agua, el cargador, folios… Cada vez que interrumpes tu concentración en una tarea, tardas más de 10 minutos en lograr la misma intensidad de concentración!!
• Evita los ladrones de tiempo, deja de escuchar las noticias durante todo el día, deja de meter basura en tu mente, miedos… yo he tomado la decisión de solo informarme una vez al día, y no es ni por la mañana, cuando necesito mi energía mental al máximo, ni por la noche para no intoxicar mi subconsciente… También evita responder o mirar todas las chorradas inútiles que navegan como virus en tu móvil, RRSS… que no dejan de interrumpir tu tiempo constantemente…
• Busca apoyo con aquellos que convives ahora. Negocia con todos los que vives, cierra acuerdos, que respeten su futuro respetando tu tiempo, tu negocio, tus formaciones, tus llamadas o mails diarios…

Termino este artículo de hoy hasta el próximo muy pronto, con una reflexión práctica para ti:

¿Cómo puedes afrontar con sabiduría estos momentos de desafío?
“El modo en que vemos el mundo es más importante de lo que en realidad es el mundo” Dani Gordaliza